Secretaría Distrital de Seguridad, Convivencia y Justicia

Logo República de Colombia

Tamaño del Texto:

  • Incrementar
  • Disminuir
  • Normal

Usted está aquí

Mujeres increíbles en Bogotá

Con casi 8 millones de habitantes, Bogotá es una ciudad llena de complejidades, donde las emergencias, los problemas de seguridad, y los que afectan a la convivencia están al orden del día. Por lo que diariamente miles de personas madrugan para hacerle frente a esos retos que impone la capital colombiana.  

Entre ellas está la teniente Myriam Malpica que está siempre alerta en caso de que tenga que acudir a una emergencia que se haya reportado a la estación de bomberos de Chapinero, la cual tiene a su cargo.  

Mientras que la teniente Maricel Villarreal trabaja cada día para que los policías de la capital colombiana cuenten con los recursos necesarios y así puedan desempeñar su importante labor.

Entre tanto, si hay una eventualidad en la que se afecte el orden público o la convivencia, allí posiblemente estará Nathalie Pabón, designada para ese fin, desde 2018, por la Secretaría de Seguridad, Convivencia y Justicia.

En la conmemoración del Día Internacional de la Mujer, resaltamos su labor como un homenaje a todas aquellas que a diario laboran para hacer de Bogotá una ciudad mejor.
 

Bombera hace 43 años

La Teniente Myriam Malpica recuerda que tras una convocatoria en 1975 decidió convertirse en una rescatista profesional. “Mi hermano vio el aviso en el periódico El Tiempo y me dijo que si quería ser bombero. Dije que sí y me presenté”, narró.

En aquella época no contaban con los modernos equipos. “Usábamos una bayetilla que impregnábamos de agua. Así entrábamos a los incendios. Hoy en día contamos con mejores equipos que nos salvaguardan en la atención de emergencias”, contó.

Pero accidentes siempre ocurren en la profesión de rescatista: “Una vez atendiendo un incendio en una bodega, que ya teníamos casi dominado, quedó una llama. Un compañero no la pudo controlar y de nuevo hubo una conflagración. Todos salieron corriendo y me caí. Me quemé el cabello, las cejas, las pestañas y parte de la entrepierna”.  

Sin embargo, esta contrariedad no le impidió seguir trabajando en la atención de emergencias. Hoy en día se encarga de liderar la estación de Chapinero, una de las más antiguas y grandes de la ciudad.

La teniente Malpica tiene tres nietas: dos de su hija que es médica, y una de su hijo que es administrador de empresas.   

 

Policía por el ejemplo

“Vengo de un municipio que era muy conflictivo. Allí había unos policías que daban ejemplo porque eran muy dedicados a su labor. Yo quería ser como ellos y trabajar por la comunidad”, recordó la teniente Maricel Villarreal, quien se desempeña en el grupo de Tesorería de la Policía Metropolitana de Bogotá.

Y aunque la uniformada se graduó de contaduría en Cali, su sueño de servir a la gente seguía latente, por lo que en 2009 ingresó a la institución: “Comencé en el nivel ejecutivo como patrullera, y por mi trabajo fui en comisión de estudios a la Escuela General Santander. Así me convertí en oficial, y desde hace cinco años estoy en el nivel administrativo”.    

Ahora, a cinco meses de que nazca su segundo hijo, la teniente Villarreal vela porque cada día se realicen los pagos a todos aquellos que se encargan de proporcionar todos los servicios que requieren los policías de Bogotá para realizar su labor en la ciudad.

Por su buen desempeño fue condecorada como la Mejor Policía Administrativa. “Mi orgullo y mi motor siempre será mi familia”, afirmó.  

 
Velando por la Seguridad y la Convivencia

Estar pendiente de la seguridad de Bogotá requiere de una entrega de 24 horas, los siete días de la semana, por eso es que hasta en las heladas madrugadas de la ciudad se puede ver trabajando a Nathalie Pabón. “Es una tarea ardua, porque buscamos la tranquilidad de los ciudadanos, para que puedan ejercer sus derechos y libertades”, señaló. 

Pabón es la directora del área de Seguridad, y sabe muy bien que para su titánica labor requiere también de grandes aliados. “Nuestros equipos de trabajo se articulan con la Policía para atender todas las situaciones que tengan que ver con la seguridad o que afecten la convivencia”, dijo.

Uno de sus objetivos es seguir contribuyendo para que en la ciudad se proteja la vida, y aunque este año Bogotá logró la tasa de homicidios más baja entre las grandes ciudades del país, 12,8 por cada 100.000 habitantes, Pabón no baja la guardia. “Uno de los retos más importantes es estar preparados minuto a minuto para responder a las demandas de los ciudadanos”, concluyó.