Secretaría Distrital de Seguridad, Convivencia y Justicia

  • Incrementar
  • Disminuir
  • Normal

Usted está aquí

Bogotá implementó protocolo para víctimas de acoso en el transporte público 

El protocolo se trabajó entre las Secretarías de Seguridad, La Mujer y Transmilenio. Foto: Lina Rozo
El protocolo se trabajó entre las Secretarías de Seguridad, La Mujer y Transmilenio. Foto: Lina Rozo
Comparte
mujer
11/13/2019

Su fin es la judicialización de los hombres que reinciden en casos de acoso. 

'Me Muevo Segura' es el nombre de la campaña con la que se está promocionando el nuevo protocolo de atención para mujeres que son víctimas de acoso en el transporte público, una estrategia que implementaron las Secretarías de Seguridad y de La Mujer, junto con Transmilenio. 

De esta forma se busca evidenciar que el acoso es violencia contra la mujer  para que la ciudadanía se solidarice con las víctimas, se incremente la denuncia ante las autoridades y se pueda brindar atención a las víctimas.  

El acoso es violencia a través de prácticas con contenido sexual que se realizan sin el consentimiento o autorización de las mujeres, y que son realizadas por una persona (generalmente desconocida) en espacios públicos como calles, transporte público, parques, puentes peatonales, paraderos, estaciones y portales. El acoso sexual callejero vulnera los derechos de las mujeres, su tranquilidad, seguridad, su integridad y por ende el derecho de las mujeres a disfrutar de la ciudad. 

"Este protocolo pionero en Colombia es un gran avance de la Alcaldía de Enrique Peñalosa para garantizar a las mujeres su derecho a vivir una vida libre de violencias. Destacamos la valentía de muchas mujeres al denunciar, durante 2019 hemos acompañado, con atención psicosocial y en orientación socio-jurídica para interponer las denuncias sin barreras de acceso a la justicia", señaló Angela Anzola De Toro, Secretaria de la Mujer. 

El Secretario de Seguridad, Convivencia y Justicia, Jairo García, resaltó la puesta en marcha del Mecanismo de Atención Intermedio (MAI) para mujeres víctimas de violencias en ámbitos comunitarios, en conjunto con la Secretaría de la Mujer.

"Tenemos abogados expertos,  el compromiso de la Fiscalía y de la Policía, y el mensaje va ser claro, vamos por condenas por irrespeto a las mujeres y por cualquier tipo de violencia de género en el sistema", afirmó García.

Comunicándose con la Línea Púrpura, se puede activar el Protocolo, y de esta manera acceder al mecanismo, el cual cuenta con duplas (psicóloga y abogada) que brindan acompañamiento psicosocial, orientación y asesoría jurídica. Estos equipos atienden en post-emergencia, en horarios y espacios flexibles para ajustarse a las necesidades de las ciudadanas, haciendo de Bogotá un territorio más seguro para todas las mujeres. 

Entre tanto, la Gerente de TRANSMILENIO S.A., María Consuelo Araujo, destacó que se  capacitaron para la activación del protocolo a más de 7.800 colaboradores entre conductores, anfitriones, guías de IDIPRON, apoyos operativos, mediadores, enlaces de campo y coordinadores operativos. "En trabajo conjunto con la Policía de TransMilenio, en lo que va corrido de 2019, se han capturado a 67 personas en flagrancia por casos de acoso, en los que ha sido clave la valentía de la víctima, la solidaridad ciudadana y el trabajo articulado de las entidades en la activación del protocolo”, indicó. 

 

Haz clic en la imagen para conocer el protocolo

 

 


Acoso es violencia

Existen diferentes tipos de acoso en el espacio y en el transporte público, que son naturalizados y que, por su connotación sexual explícita o implícita, nunca pueden ser tolerables. Es importante identificarlos para actuar frente a ellos:

  • Acoso sexual físico: Manoseos o tocamientos, pellizcos, palmadas, apretones, roces deliberados, contacto físico innecesario, agresión física (violación), miradas lascivas u obscenas, guiños, persecución, impedir el paso intencionalmente. 
  • Acoso sexual verbal: Silbidos o expresiones verbales de connotación sexual (aullidos, ladridos, sonido de besos), comentarios de connotación sexual, chistes sexualmente explícitos, comentarios o insinuaciones sexuales, preguntas por fantasías sexuales o eróticas, insultos basados en el sexo de la persona, su identidad u orientación sexual, o en estereotipos sexuales relacionados con la raza o etnia, calificaciones sobre la sexualidad de la persona. 
  • Acoso sexual no verbal: exhibición de fotos, imágenes, videos o audios de connotación sexual y/o pornográfica, exhibicionismo (exposición de genitales) o masturbación en público, fotos al cuerpo sin consentimiento.

Si se trata de una emergencia, porque está en riesgo la vida o integridad de la persona, la víctima o la ciudadanía pueden llamar al número único de emergencias 123. Posterior al acoso, y para activar el protocolo de atención para orientación y acompañamiento psicosocial y socio jurídico, pueden llamar a la Línea Púrpura Distrital 01-8000-112-137, que opera las 24 horas del día, todos los días del año de manera gratuita.


Cifras

El Observatorio de Mujeres y Equidad de Género en Bogotá [OMEG] de la Secretaría de la Mujer, reveló que: 

  • En 2016 se cometieron 3.518 presuntos delitos sexuales contra mujeres en la ciudad, de los cuales 617 fueron en calle o vía pública. 
  • En 2017 se cometieron 3.511 presuntos delitos sexuales contra mujeres en la ciudad, de los cuales 682 fueron en calle o vía pública. 
  • Entre 2016 y 2017, si bien el número de delitos sexuales contra mujeres en Bogotá se mantuvo estable, (la variación es de 7 casos), es positivo que se registra un aumento en la denuncia de 65 casos en calle o vía pública.
  • En relación con el transporte público, un sondeo sobre el acoso sexual en el transporte público realizado en 2017, reveló que:
  • Más del 80% de las mujeres usuarias del transporte lo perciben como inseguro o muy inseguro y más del 70% ha sido víctima o ha presenciado acoso sexual en los alrededores de TransMilenio. 

Dentro de las violencias más comunes reportadas por las mujeres encuestadas se encuentran: silbidos en vía pública, miradas lascivas y rozamientos en cualquier parte del cuerpo sin consentimiento. 

El estudio muestra que, al presenciar una situación de acoso, pocas personas cuentan con herramientas para buscar ayuda y detener la agresión:

  • El 29% actúa con indiferencia, lo que da cuenta de la naturalización de las violencias en la ciudadanía.
  • El 26% no actúa por miedo. 
  • Sólo el 4,3% avisa a las autoridades competentes.

Por otra parte, en un estudio exploratorio sobre las expresiones del acoso sexual en el transporte público, realizado en mayo de 2019 a través de 1.374 encuestas a mujeres mayores de 14 años de la Localidad de Kennedy; se encontró que:

  • El 56,2% de ellas empezó a experimentar situaciones de acoso entre los 11 y los 17 años. 
  • El 67,9% ha vivido alguna experiencia de acoso en los últimos 12 meses y esa experiencia en 51,4% de los casos, se presenta en la noche. 
  • De estos episodios de acoso, las mujeres refieren que en un 51,8% se trató de miradas morbosas, 46,1% de silbidos u otros sonidos, 38,5% comentarios asociados a su aspecto físico y 25,3% de rozamientos en cualquier parte del cuerpo sin su consentimiento. En estos casos el 69% de quién realizó el acoso fue un hombre y 21% un grupo de hombres. 
  • En resumen 7 de cada 10 mujeres han vivido alguna experiencia de acoso en el último año.

El acoso es violencia porque allí existe una vulneración a los derechos humanos de las mujeres, que afecta la forma en que ellas habitan la ciudad, por ello se requieren acciones conjuntas y corresponsables como sociedad para evitarlas. La meta es lograr que Bogotá sea un territorio seguro para las mujeres, donde puedan ejercer plenamente su ciudadanía y su derecho a una vida libre de violencias, en los espacios públicos y privados.


 

Comparte
Ir hacia arriba