logodel sitio Gov Co

  • Incrementar
  • Disminuir
  • Normal

Usted está aquí

Así se vive Eurocine desde la Cárcel Distrital

Personas privadas de la libertad en Eurocine.
Personas privadas de la libertad en Eurocine.
Share
cárcel distrital
Eurocine
02/29/2024

Este festival europeo ha escogido este centro carcelario como uno de sus espacios no convencionales para proyectar largometrajes. 

En el auditorio se escuchaban murmullos y conversaciones. La ‘sala’ estaba llena de espectadores, todos con el particular uniforme naranja que tienen las personas privadas de la libertad del centro carcelario. Entre tanto, miembros del cuerpo de Custodia y Vigilancia se ubicaban en cada puerta. Y entonces, cuando el proyector se encendió, comenzó a reproducirse la película Toubab, del director alemán Florian Dietrich. En ese momento, todos los asistentes hicieron silencio y el suspenso invadió el lugar. Fue el inicio de la proyección de Eurocine en la Cárcel Distrital.

Este festival se caracteriza no solo por sus películas europeas de gran reconocimiento, sino por proyectarlas en espacios alternos y poco convencionales. En la Cárcel Distrital, encontraron el espacio ideal, un lugar en donde cada semana las personas privadas de la libertad se capacitan en diferentes talleres como escrituras creativas, teatro, emisora y a diario solicitan libros para pasar su tiempo libre, ya que el centro carcelario cuenta con una biblioteca que hace parte de la Red Distrital de Bibliotecas Públicas y, con el apoyo de BibloRed, encuentran una amplia oferta literaria. 

“En la Cárcel Distrital, Eurocine ha encontrado un espacio propicio para el diálogo, la reflexión y el intercambio cultural. A través de las proyecciones mensuales y el cine foro, se ha observado que se generan o espacios de encuentro donde las personas privadas de la libertad pueden expresar sus opiniones, compartir experiencias y relacionarse con el arte y la cultura de una manera constructiva” explicó Lucia González, directora de festival.

Al terminar la película, que trataba sobre dos jóvenes que se hacían pasar por homosexuales para evitar la deportación, se escucharon aplausos. Pero la actividad no terminó allí, inmediatamente inició un foro donde pudieron opinar sobre la película y conversar sobre la empatía, el respeto, la diversidad y la libertad. 

La palabra la tomó Julio Vargas, una persona privada de la libertad a quien sus compañeros llaman ‘el profe’. Su apodo no es en vano, él ha dictado clase en universidades públicas y privadas del país y, por azares de la vida y el destino, hoy se encuentra en este centro carcelario guiando y enseñando a los demás privados de la libertad.

Julio Vargas dirigiendo un foro en la Cárcel Distrital. Foto: Cristian Ruíz.

Pero Julio no solo se concentra en el cine, también escribe en uno de los talleres de la Distrital. Afirma que es inocente y precisamente sobre eso escribe. Inventó y escribió el manual de funciones de la biblioteca, redacta escritos sobre su día a día en la cárcel y sus recorridos hacia la este lugar.

Para la Cárcel Distrital, generar espacios donde las personas privadas de la libertad puedan tener acceso a la educación y cultura es una prioridad. Por ello existe una amplia oferta cultural y educativa para brindar herramientas para que esta población adquiera capacidades que permitan retomar su vida laboral cuando reingresen a la sociedad.

Eurocine en la Cárcel Distrital. Foto: Nicolás Ochoa.

Ir hacia arriba